tSpoonlab te ayuda en la gestión de los alergias desde el momento de la introducción de los ingredientes. Tú solo tienes que vincular los alérgenos con cada uno de los ingredientes, una vez hecho esto, todas tus recetas, platos y menús te mostraran automáticamente los alérgenos. A partir de aquí podrás fácilmente generar fichas técnicas de tus platos  o exportar a excel tus menús con todos sus alergias. De esta forma podrás cumplir el Reglamento europeo 1169/2011 de obligatorio cumplimiento a partir del 13 de Diciembre del 2014. Según este reglamento todas las empresas operadoras de colectividades y los restaurantes estarán obligados a facilitar a sus comensales información sobre las alergias que sus alimentos y platos puedan contener. Son obligatorios los siguientes alérgenos:

  • Cereales que contengan gluten: trigo, centeno, cebada, avena, espelta, kamut o sus variedades híbridas y productos derivados.
  • Crustáceos y productos a base de crustáceos.
  • Huevos y productos a base de huevo.
  • Pescado y productos a base de pescado.
  • Cacahuete sy productos a base de cacahuetes.
  • Soja y productos a base de soja.
  • Leche y sus derivados (incluida la lactosa).
  • Frutos de cáscara, es decir: almendras, avellanas, nueces, anacardos, pacanas, nueces de Brasil, alfóncigos, nueces macadamia o nueces de Australia y productos derivados.
  • Apio y productos derivados.
  • Mostaza y productos derivados.
  • Granos de sésamo y productos a base de granos de sésamo.
  • Dióxido de azufrey sulfitos en concentraciones superiores a 10 mg/kg o 10 mg/litro en términos de SO2 total, para los productos listos para el consumo o reconstituidos conforme a las instrucciones del fabricante.
  • Altramuces y productos a base de altramuces.
  • Moluscos y productos a base de moluscos.

Recuerda que en caso de duda sobre las alergias de tus ingreditentes puedes solicitar a tu proveedor la ficha técnica del producto donde deben aparecer además de la composición todos sus alérgenos  

Ver como gestionar tus recetas de cocina

Ver como gestionar tus escandallos de cocina